jueves, 2 de agosto de 2007

DÍA DEL ARTE NEGRO

DÍA DEL ARTE NEGRO
.
Un 12 de agosto de 1971, en Sesión de Concejo de Cañete, se tomó la decisión de realizar por primera vez en el Perú, un Festival sobre la Cultura Afroperuana: el Festival de Arte Negro. Es por ello que desde 1992 se celebra el 12 de Agosto: el DÍA DEL ARTE NEGRO.
.
Cañete, en lo que corresponde a su historia y arte, ha merecido justo reconocimiento nacional e internacional. En 1990, el Ministerio de Industria y turismo, a través de la Resolución Ministerial N° 485-90-ICTI/TUR reconoce a la SEMANA DE CAÑETE como una festividad de convocatoria nacional. Algunos meses después (exactamente el 7 de enero de 1992), la Municipalidad de Cañete acuña y patentiza de manera definitiva al 12 de agosto como DÍA DEL ARTE NEGRO.
.
Cada pueblo cuenta orgullosamente con elementos que los identifican, unas veces el folklórico o costumbrismo, aspectos turísticos, personajes honorables o famosos, productos de calidad prestigiada, etc. Es así como Cañete, la provincia ubicada a 144 Km. de Lima, capital de la República del Perú, en el marco de su historia fue uno de los lugares donde en aquellos tiempos de la Colonia se asentaron poblaciones de africanos llegados al Perú en calidad de esclavizados. La historia es exageradamente amplia como para tocarla en modesta intención de esta narrativa, sin embargo, vale decir que aquella historia del hombre negro, descansa sobre las bases de su “llegada”, “comercialización”, “calificación”, “labores”, “castigos”, “hazañas”, “cimarrones”, “abolición”, “emancipación”, “república”, y que, en el trajín de este trabajo fluirá como por encanto.
.
.
El “Arte Negro” en nuestro medio está sólo considerado en lo que es la música y de lo que se derive de él, en pocas palabras debemos decir que “la música” debe contar con sus componentes como es: “Compositor”, “Intérprete”, “Músico” y “Danzante o bailarín”, de tal manera entendamos que estos “componentes integran la belleza artística de la música en todos sus efectos.
.
Hablar de “la Composición” en la música o canción negra tenemos que reconocer que una de ellas es el “Toro Mata” por su calidad rítmica, melodiosa, dinámica y con argumento costumbrista, recopilada por Carlos Soto de la Colina, compositor, recopilador, músico, bailarín y jocoso criollo que además recopiló temas antiguos de Cañete y creó otros de su propia inspiración como “Yo tengo dos papás”, “A sacar camote con el pie”, “Negrito de la Huayrona”, “Yo no soy Jaquí”, “Canto a Cañete”, “Ollita Noma”, “Negrito de San Luis” y otros tantos que engrosaron el repertorio de la música con ritmo de raíz africana, “Caitro” como cariñosamente le conoce el Perú entero, nacido en el pueblo de San Luis de Cañete. San Luis, ese pueblito encantador que se ubica a 6 Km. antes de llegar a San Vicente de Cañete. San Luis, es tierra de famosos bailarines, compositores e intérpretes del Arte Negro Nacional. Contaba Caitro como anécdota, que de muy niño tuvo inclinación para el arte y el baile. Escondido debajo de los antiguos sofás, se quedaba mirando las fiestas negras que su familia continuamente organizaba. Nunca pensó que al cabo de unos años, esa faceta de su niñez, cobraría vida a través de la composición y el toque del cajón.
Otro cañetano que mantuvo viva esa inspiración en sus décimas y canciones fue: Álvaro Morales Charún.
.
Ahora nos toca hablar de los “Intérpretes” de la canción negra y de ello nos lleva de la mano hacia Manuel Donayre “El diamante negro”, Lucila Campos “Encanto y lisura de la música negra”, Pepe Vásquez, Susana Baca de la Colina, Alejandro Barbadillo, Arturo “Zambo” Cavero, Martha Panchano, Mercedes Traslaviña, Ángel Donayre y su grupo artístico “Los Maquina”.
Otros cantantes más que de una forma y otras son hijos de la misma tierra Cañete o de raíces propiamente cañetana.
.
En cuanto a músicos, tercer componente de la música en sí, debemos destacar que la historia sagrada del pueblo viejo de San Luis de Cañete el mayor prestigio fue ser lugar de virtuosos músicos, aún me parece escuchar las acompasadas obras de su repertorio popular, clarinetes que se entremezclan armoniosamente con otros instrumentos de viento y percusión… Habría que escuchar esas verbenas, esos bailes, aquellas fiestas animadas por los músicos. San Luis (comentaba una anciana, fuente de nuestra historia) la fama legaba más allá de la capital del Perú!... en Cañete sonó un cuete!
Quisiera expresar lo más bello que he apreciado en la gente de San Luis, su rimo, gracia y quimba, el varón con pasos excelentemente marcados, llevando y trayendo a oído… la música, la dama respondiendo aquella comunicación, envuelve a su pareja con su ritmo alegre y cadencioso, y a veces en una fuga de vitalidad graciosa, quiebra, sonríe y reta. Cañete siempre contó con grandes bailarines, ¿Quién puede negar que Perú Negro es el grupo de música y baile más notable del Perú y cuyo prestigio ha paseado el nombre de la patria en casi todo el mundo?... Ese grupo fue fundado y dirigido por Ronaldo Campos, de San Luis de Cañete, integrante de una familia ligada a la tradición artística del pueblo. “Perú Negro”, estuvo integrado en sus comienzos por gente de Cañete, gente de Arona, San Luis, San Vicente, la presencia de Caitro, Lucila, Colorao, Esperanza, Ruth, Rony, y el mismo Ronaldo, podríamos decir con mucho orgullo… Cañete presente en cuanto a la danza y el baile afroperuano, montando en una extraordinaria coreografía, plasticidad, destreza, creatividad y de sobremanera ¡Elegancia!
.
Actualmente en Cañete, emulando a Perú Negro hay una agrupación denominada Cañete Negro y que a pesar de las dificultades, ha paseado el nombre de Cañete en numerosos escenarios del país y del extranjero, ganando numerosos eventos..
.
Una feliz iniciativa del Concejo Provincial de Cañete, en el año 1971 presidida por su alcalde don Alfredo de Toro moreno, precisamente el día 12 de agosto de ese mismo año, se acordó llevar a cabo el primer Festival de Arte Negro con la elección de la “Reina del Festejo” en un marco artístico puramente costumbrista - folklórico de la música, poesía y belleza de la etnia negra con la finalidad de rescatar, elevar y preservar el folklore cañetano y por consiguiente hacer de este evento una “vitrina” en donde se puede lucir lo mejor de las manifestaciones artísticas negroide de los pueblos de todo el Perú en las que se conserven como tradición.
.
El Primer Festival de Arte Negro, se realizó el 29 de agosto de 1971, fue precisamente en el gran anfiteatro “ACAR” de San Vicente de Cañete, la dirección artística estuvieron a cargo de Nicomedes y Victoria Santa Cruz, brillantes maestros, exponente del folklore afroperuano. Puede decirse que este primer evento es la partida del nacimiento de todos los demás concursos y festivales que se han instituido en todo el país. Aún Cañete vive la ilusión de realizar muy pronto del festival internacional.
.
La importancia de Cañete en el Arte Negro no es el producto de un fanatismo exagerado, ni de capricho alguno, sino que es una aseveración lógica y de homenaje a uno de los lugares que le dio fuerza difusora al Arte Negro a nivel nacional para elevarlo a su verdadero nivel, ubicándolo en el lugar que le corresponde. Aquí no está en discusión a dónde llegaron primero o dónde hay más negros. Lo que se trata es de reconocer a los lugares que dieron el impulso necesario para consagrar al Arte Negro, pues la historia así lo demuestra. A partir del primer Festival de Arte Negro de Cañete, los espectáculos de este tipo fueron sumándose en innumerables eventos, pero ninguno como el de Cañete que anualmente, desde 1971, consagra a la negritud en noches de belleza y espectáculo, ritmo y sabor incomparables. ¡Así es Cañete Sí Señor!

Recopilación de:
.
  • La Negritud en el Perú. Santiago Venturo
  • Turismo total. Elizabeth Cárdenas Pachas. 2000

1 comentario:

Martin Ochoa dijo...

Gracias Eduardo por la Nota, está estupenda.