jueves, 26 de abril de 2007

Semana Santa - Cañete 2007

Bueno, no soy redactor ni escritor ni nada por el estilo, solo quiero que compartan conmigo lo que viví esta Semana Santa en Cañete, y aunque soy sincero al comienzo tenía planeado ver unos asuntos que tenía pendientes y visitar a mis familiares (como es común en cada visita que hago) y dicho sea de paso era el sábado era el cumple de una de mis primas, pues sin querer participé en algunas ceremonias típicas de la fecha.
.
Salí el jueves muy temprano, según yo para no hacer colas largas, y todo hincha me fui a Montevideo al ETTUSA, porque sabía que subieran lo que subieran el precio, iba a estar muchísimo más cómodo que SOYUZ, y aunque me equivoqué en lo de las colas (había una cola largísima) no me equivoqué en el precio ya que me cobraron 15 soles cuando en la otra empresa los pasajes estaban 25 soles.
.
Esa mañana después de que llegué a San Vicente por curiosidad me fui a San Luis. Me bajé en la primera calle, exactamente en la Casona de la Colonia China. Para los que no saben los chinos llegaron a Cañete en 1849 para desempeñarse en los trabajos del cultivo de la caña de azúcar. Tuvieron su asentamiento en el distrito de San Luis, y después de algún tiempo, a fin de conservar su unidad étnica y practicar sus costumbres orientales, así como realizar actividades de ayuda mutua construyeron una hermosa casona en la calle principal de dicha localidad, con estilo y características arquitectónicas de su lejana nación. Esta antigua casona no es ni la sombra de lo que fue en antaño, ya que por lo que me cuentan hasta los setentas se hacían grandes fiestas, ahora sólo en un lugar abandonado, tanto por la colonia china como por las entidades culturales, ya que sin lugar a dudas es un local de importancia histórica.
.
En fin, seguí recorriendo las calles de este pueblo, pobladas de gente morena en su mayoría, y conversando con algunos pobladores me hicieron recordar lo que el señor Venturo me había mencionado: la procesión del Santo Sepulcro del Viernes Santo. Teniendo a la procesión en mente regresé a San Vicente.
.
Ya el viernes en la mañana, acompañado por un familiar, estuve en el Vía Crucis que se realizó poco antes del mediodía, las estaciones están señaladas en los alrededores de la Plaza de Armas de San Vicente. Bueno siendo prácticamente cañetano, yo no sabía que se realizaba este acto antes del sermón.
.
En fin, ya en la tarde del mismo día llegué a San Luis, adentro del antiguo Templo Católico estaban preparando las andas para la procesión. Este templo es una de las construcciones más antiguas del valle de Cañete, se habría iniciado su construcción a poco tiempo de la fundación española, habiendo culminado en el siglo XVII. Se cree que para la construcción de sus cimientos y bases se han utilizado las piedras pulidas extraídas de la Fortaleza Incaica de Cerro Azul. Afuera estaban la señora Elizabeth Ormeño, la señora Dominga y su grupo de amigas, mientras les compré un rico pan con ”charquicán”, me comentaban que el templo fue seriamente afectado por el terremoto del 3 de octubre de 1974, siendo declarado inhabilitable, hasta que recién en 1995, culminó su costosa reparación, restableciéndose con normalidad los servicios religiosos.
.
Eran las siete en punto cuando la plaza de San Luis estaba se llenó, la familia Ayaucán y la hermandad del santo Sepulcro estaban listos. Comenzó la procesión. Cuatro imágenes, la segunda cargada por niños, la tercera era el Santo Sepulcro, y la cuarta si más no recuerdo es la Virgen Dolorosa. Lo interesante de esta procesión es el acompasado paso de las andas, algo muy vistoso y respetuoso a la vez que la hace peculiar de las otras procesiones. Se puede apreciar el respeto que la población tiene en este tipo de ceremonias. Los cargadores van vestidos de luto. Una experiencia inolvidable, sin profesar la religión católica.
.
Llegué a San Vicente a las ocho en punto, y en la Plaza de Armas se estaba realizando la procesión del Santo Sepulcro de este lugar. Ya en mi casa toda mi familia estaba saliendo rumbo al Santuario para ver la 34 edición de la Pasión de Cañete, motivo: mi abuela después de varios años iba a salir a actuar. Bueno, llegamos al ACAR, entramos y la verdad que no cabía espacio para una persona mas, estaba abarrotado de gente. No sé, pero me pareció muchísimo más preparado que otros años. Será que cuando uno es niño no se da cuenta de varias cosas, pero ahora pude ver lo imponente que es el Santuario del Amor Hermoso, y lo muy bien preparado que estuvo esa representación, espectáculo pionero en los de su género en el Perú. Cuando recién había comenzado la escenificación vimos que llegó el alcalde con varias personas y mucha seguridad, al fin nos daríamos cuenta del por qué. Cuando terminó llamaron al padre Feliz Cuzcano quien mencionó unas palabras de agradecimiento y recordar los 50 años de que la Prelatura de Yauyos y Cañete fuera encargada al Opus Dei, y que llegaran los sacerdotes Ignacio María de Orbegozo, Frutus Berzal Robledo, Jesús María Sada, Alfonso Fernández y Enrique Pélach (quien junto a Esteban Puig fueron autores de la Pasión) para iniciar la obra de catequización en Cañete. En eso el padre llamó a que subieran los invitados de honor, era el alcalde Javier Alvarado, acompañado nada menos que por la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Araoz. No saben que orgullo me dio el saber que la ministra no estuvo en lugar digamos, más típicos de Semana Santa como Tarma o Ayacucho, sino que estuvo con nosotros, ya que también había participado de la procesión del Santo Sepulcro de San Vicente.
.
Pero no todo termino ahí, el sábado por la mañana me propuse conocer el pueblo de La Quebrada, y obviamente a santa Efigenia. Salí temprano rumbo a Imperial, y aquí tomé una de las combis que se encuentran a prácticamente a la espalda de la iglesia, en la calle La Mar. Luego de casi 15 minutos llegué al Centro Poblado Menor La Quebrada, pueblo pequeño y que fuera hacienda hasta la reforma agraria en el gobierno de Velasco. Esta ex hacienda fue dedicada al cultivo de la caña de azúcar. Pregunté en el comedor popular como podría hacer para ver a Santa Efigenia, me llevaron donde la señora “Elizabeth”, encargada de la antigua capilla de La Quebrada, capilla que dicho sea de paso está en muy mal estado (tanta promoción, pero… y la capilla?). Ella me hizo entrar sólo un momento y allí la vi. Santa Efigenia, “Protectora del Arte Negro Nacional”, santa cuya fe llegó a Cañete junto con los esclavos negros que llegaron a estas tierras en época de la Colonia. La señorita “Norma”, que vive al frente de la capilla me explicó muchísimo sobre esta santa. No sabían prácticamente nada de ella, salía detrás de la Cruz de La Quebrada, y se le decía “Santa Gorrera” hasta que en 1994 cuando es declarada Protectora del Arte Negro, investigan más y encuentran en el santoral al 21 de setiembre como día dedicado a ella. Me explicó también quien fue Sabino Cañas, aquel que fuera gestor de esta fiesta, y que falleció muy joven. Después de una hora regresé a San Vicente.
.
El domingo regresé a Lima (dicho sea de paso con una afonía), se puede decir, muy contento por las experiencias vividas. Esto me demuestra que en lo relacionado al turismo hay mucho que visitar y conocer en nuestra provincia, pero también que todavía falta mucho por trabajar en este aspecto, demasiado recurso turístico, pero ningún producto turístico elaborado. Ojalá las actuales autoridades tomen en cuenta este sector.
.
lalitocy

1 comentario:

Anónimo dijo...

wauu !!! soy estudiante d la univ san marcos, m dejaron una tarea sobre la semana santa en la ciudad d algun pariente. mi problema es q todos son d lima!!! solo tengo una tia y una prima q viven en cañete. he visitado cañete algunas ocasiones pero nunca x semana santa!!! m acabas d resolver la tarea.