martes, 27 de enero de 2009

DÉCIMAS – ÁLVARO MORALES CHARÚN

DÉCIMAS – ÁLVARO MORALES CHARÚN
.
.
A MI QUERIDO SAN LUIS
.
No puedo decirles mentira
a mi querido SAN LUIS,
por este pueblo aprendí
lo que mi mente inspira.
.
I
.
No conozco mucho su historia
pero algo tengo que recordar,
sólo les voy a contar
lo que tengo en la memoria;
este pueblo era una gloria
que por el tiempo expira;
hoy, su gente suspira
recordando lo que ha sido,
añoran su tiempo vivido.
No puedo decirles mentira.
.
II
.
Muy buen comercio había
y de todo se encontraba,
su gente trabajaba
en la industria que tenía;
la caña de azúcar se erguía
teniendo el pueblo feliz,
pero todo acabó en un gris
que sus hijos por asistirlo
porque en mi delirio se llamarte:
¡María, Teresa o Juana!
.
III
.
¡Recuerdo sus hermosas tiendas,
Muracado, Martinelli, Nosiglia y Consán;
recuerdo a sus haciendas,
por la reforma ya no están.
Cerro de Oro y Los Celosos, si están:
en el San Luis que conocí,
Comercio y Santo Solano sí,
sus calles las primeras
y a bailar la marinera.
Por este pueblo aprendí.
.
IV
.
San Martín, Salaverry y Castilla,
La Mar, Veintiocho de Julio y Suspiro,
El Huarco, Atahuallpa y el Peligro,
calles pobladas con gente morena y sencilla,
los japoneses llegaron en cuadrilla,
poniendo en San Luis su mira
si alguien les tuvo ira,
ellos se hicieron querer;
como la luz al amanecer.
Lo que mi mente inspira.
.
.
ECO DEL NEGRO EN CAÑETE
.
Del siglo pasado al presente
en mi querido Perú,
está este valle en el sur
que se llama Cañete,
siempre con paso al frente
en toda fecha con alegría,
donde el negro cada día
con su arte de vivir,
tiene estilo pa’ decir
las cosas con hidalguía
el negro: ha mejorado,
en el pueblo cañetano;
de peones y artesanos
hoy: Técnicos y Licenciados.
.
Con su estilo mejorado
ya no dicen: chalona,
y a quién vio una paloma
cavando sepultura,
pa’ quitarle la locura
lo azotaron en Arona.
.
Así lograron saber
que un negro leyó un escrito,
donde decía en lo infinito:
hay mucho que aprender,
como no podía creer
a otro negro consultó
pero este le recomendó
que fuera a confesar,
como no sabía rezar
de susto se murió.
.
En San Luis de Cañete,
Unanue, la Quebrada y Arona;
las negras pelonas
y los negros de puñete.
.
Eran buenos jinetes
decimistas y cantores,
como buenos trabajadores
les gustaba comer rico
y le daban a sus borricos
en el hocico los alfajores.
.
!Yo les hablo así, bajito!
porque no soy bullero,
pero si oigo un pregonero
que esté vendiendo: bonito,
yo le digo: ¡Despacito!
no me venga a malograr,
porque esa cosa de mar
que era cosa de gente negra;
es potaje de primera
y me puede provocar.
.
ÁLVARO MORALES CHARUN
(CAÑETE, 1919 - 2003)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

estos y todos las decimas deben publicarse, leerse y aprendese por todos los afro peruanos, debemos peremnizar nuestra cultura de padres a hijos, de docentes a alumnos, entre amigos. Yo lo hare ¿y tu?

Anónimo dijo...

bello muy bello

maria luisa dijo...

Todos los afro peruanos debemos publicar, compartit, enseñar, crear decimas, HAGAMOS QUE NUESTRA CULTURA PERMANEZCA EN LA HISTORIA.

Anónimo dijo...

1 DE ENERO 2013

ME SIENTO MUY ORGULLOSA DE TENER UN TÍO CON ESTA GRAN SABIDURÍA QUE HOY EN LIMA ME AYUDA EN LA VIDA